Castillos e iglesias medievales
La falsa promesa de la felicidad
Santos:¿sentimentales o fuertes de alma?
+ Ver todos
- -
Nazismo y Comunismo: ¿enemigos o amigos?
Evolucionismo: La ciencia demuestra su caducidad.
La Cruzada del Siglo XXI
+ Ver todos
- -
Textos pontificios
El lujo y el desapego de los bienes terrenos
La incompatibilidad con el socialismo
La desigualdad, el Estado y la Propiedad Privada
+ Indice temático
- -
Historia de Don Martin de Alzaga, héroe de la reconquista
Genealogía de José Hernandez: autor del Martín Fierro
+ Ver todos los artículos de Historia
- -
+ Ver todas nuestras acciones




 

Pedro Edgardo Giacchino
Primer héroe del conflicto

Un buzo táctico pasó a la eternidad como el primer héroe caído en combate por la Patria en este conflicto. Era el capitán de fragata Post-mortem Pedro Edgardo Giacchino. Según cuentan algunos de sus compañeros este marino siempre había dado muestras de un valor sin igual.

¿Qué es un buzo táctico? Es un infante de marina seleccionado entre los mejores hombres por edad, talla y peso. Generalmente son voluntarios. Son de gran talla y su entrenamiento es muy riguroso. Excelentes buceadores, paracaidistas y tiradores. Expertos en colocación de minas, destrucción de redes antitorpedos, lucha submarina y desembarco de reconocimiento. Su estado físico les permitió en Malvinas recorrer ocho kilómetros de terreno pantanoso, casi desconocido, en solo cuatro horas y sosteniendo tiroteos aislados. La sincronización y la sorpresa son sus armas fundamentales.

El teniente de corbeta de infantería Bernardo Schweízer nos dice:

“Llegamos a la zona de operaciones embarcados en el destructor Santísima Trinidad. Nuestra misión fue lograr objetivos antes que la fuerza de desembarco hiciera su arribo a Malvinas. Nos transportamos desde el buque en lanchas neumáticas. Estaba formada, aproximadamente, por cien hombres y debíamos tratar de realizar la operación lo menos cruenta posible, por órdenes expresas del alto mando."

"Tuvimos pequeñas escaramuzas con marines que fueron rápidamente neutralizadas y en ese trayecto fuimos tomando los primeros prisioneros", concluye.

Toma la posta el teniente de fragata Gustavo Luro que dice:

“la compañía de Comandos Anfibios se separó en dos patrullas, una a cargo de su jefe y la otra del capitán Giacchino. Junto con él, nos dirigimos hacia la casa del gobernador, donde se habían agrupado los infantes ingleses. A través del teniente García Quiroga, que era el que hablaba fluido inglés, nos comunicamos con el gobernador para que se entregue y evitar así un inútil derramamiento de sangre.
“Al no obtener ninguna respuesta, se hizo un tiroteo intimidatorio y volvimos a insistir con el mensaje. Como respuesta recibimos una andanada de disparos desde la casa. Así que se resolvió atacar en los parámetros ya preestablecidos. Se forman los diversos escalones y cuando estaba amaneciendo resolvimos empezar con el operativo. El capitán Giachino estaba al mando del primer escalón, así que fue el primero que logró entrar a la casa. El tiroteo se prolongó desde la seis de mañana aproximadamente hasta las nueve. Este buzo llegó a una de las habitaciones vacías de un gran caserón deshabitado. Como no tuvo ninguna resistencia salió a un patio interior, donde fue alcanzado por una ráfaga de ametralladora junto al teniente García Quiroga, que lo seguía en segunda instancia. Fueron los dos primeros en caer".

Haciendo un alto en la lectura, pienso en el ejemplo que demuestran estos oficiales estando al frente de las acciones. El valor y el arrojo tienen un significado muy profundo que influyen directamente sobre la moral de la tropa. Continúo leyendo:

Un infante de Marina apuntando

"El resto de los suboficiales retrocedieron ante la amenaza de esa ametralladora. Pero siempre existen las actitudes heroicas a las que hay que destacar. El cabo segundo Urbina, enfermero de patrulla, que no pertenecía al escalón del capitán olvidándose del fuego intenso del arma, corrió en auxilio de los jefes. Sin contemplaciones y a pesar de exhibir claramente sus insignias de sanidad, fue también herido."

“Allí quedaron sin que nosotros pudiéramos ayudarlos. Así estuvieron desde las 7.30 hasta las 9 de la mañana, que se rindieron”.- concluye su relato.

El teniente de navío médico Arturo Gálica sigue con el relato: "Llego a la casa del gobernador, avisado que allí estaban los heridos. Veo al capitán Giachino cuando lo suben a un jeep que lo llevaría al hospital. Su estado era sumamente grave, tenía dilatación pulmonar, con indudables signos de hemorragia e inconsciente. Le hicimos todo tipo de auxilio de reanimación en el vehículo y después en el hospital, incluso tuvimos la ayuda de un médico inglés. Durante más de quince minutos estuvimos luchando pero las heridas y el tiempo que estuvo sin atención médica influyeron para que el desenlace fatal fuera inevitable. Luego atendimos al teniente García Quiroga, a quien
le hicimos los primeros auxilios, y pudimos derivarlo al buque hospital con la ayuda de un helicóptero. Mientras venían otros médicos con los cuales pudimos operar al cabo Urbina. Tenía una herida importante en el abdomen con las vísceras afuera y sangrando. Gradas a Dios, hoy ambos se están recuperando. Estas fueron las tres víctimas importantes que tuvimos
".

Creo que el mejor homenaje que se merece este HÉROE es sin duda la despedida del jefe de la Armada en el cementerio de Punta Alta:

“SEÑOR, RECIBE EN TU SENO A ESTE SOLDADO, QUE TIENE COMO MÉRITO SUPREMO EL HABER DADO LA VÍDA EN DEFENSA DE LA PATRIA".


De Malvinas, “Contame tu Historia”, Isidro Mario Da Costa

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2004
de la Fundación Argentina del Mañana