INICIO Mapa del Sitio
RECONQUISTA       Y       DEFENSA
Quienes somos
InscripcionContáctenos
AMBIENTES, COSTUMBRES, CIVILIZACIONES
Castillos e iglesias medievales
La falsa promesa de la felicidad
Santos:¿sentimentales o fuertes de alma?
+ Ver todos
- -
ESTUDIOS
Nazismo y Comunismo: ¿enemigos o amigos?
Evolucionismo: La ciencia demuestra su caducidad.
La Cruzada del Siglo XXI
+ Ver todos
- -
DOCTRINA SOCIAL
Textos pontificios
El lujo y el desapego de los bienes terrenos
La incompatibilidad con el socialismo
La desigualdad, el Estado y la Propiedad Privada
+ Indice temático
- -
EFEMERIDES ARGENTINAS
Historia de Don Martin de Alzaga, héroe de la reconquista
Genealogía de José Hernandez: autor del Martín Fierro
+ Ver todos los artículos de Historia
- -
NUESTRAS ACCIONES
+ Ver todas nuestras acciones

Cuentele a un amigo sobre esta página

Su E-M@il Mail de su amigo

EDAD MEDIA
 

Simbología

Todo ese orden era enriquecido con símbolos expresivos, que le daban un mayor significado.

Los nobles usaban todos una corona, símbolo de la jurisdicción territorial. Desde el barón -el menor- hasta el Rey -el poder soberano- usaban una diadema, a la cual se agregaban símbolos conforme se ascendía en la jerarquía. La simple diadema significaba la autoridad, la jurisdicción territorial. Los símbolos eran perla y hojas de grosella. La corona del Rey era cerrada en su parte superior para indicar poder soberano. La del Emperador es como la del Rey, pero sin ningún intersticio, era toda cerrada.

Todos los grados participaban el inferior, pues todas las coronas se estructuraban a partir de las inmediatamente inferior, a la que se le acrecentaba el símbolo de su dignidad. Es la idea de una escala perfecta. En toda escala filosóficamente perfecta no puede haber interrupciones. Es como una escalera, donde no pueden faltar escalones. Lo que en la escalera es una necesidad práctica, en la jerarquía es una necesidad metafísica. Nótese que en entre el barón y el pueblo no hay un hiato, sino una diferencia de género.

Hay nobles menores que el barón, que ya no tienen derecho a la corona, pero que son nobles de la llamada "nobleza de aldea", tan pequeños que viven entremezclados con el pueblo y que ya son casi pueblo, de manera que esta es una transición perfecta, como los colores de un arco iris, que se funden unos con los otros, como todas las jerarquías que resultan del orden natural de las cosas.

Lo mismo sucede en la jerarquía clerical. El Papa tiene una corona especial - la tiara- que es una superposición de tres coronas sobre un armazón completamente cerrado. Luego están los Cardenales, con sombreros rojos, con cinco órdenes de borlas, y así se va descendiendo, con un número decreciente de borlas. El sombrero de Obispo ya es verde. Los de Monseñor y Sacerdote son negros, con dos y un orden de borlas respectivamente. Esto es una descripción a rasgos generales, porque la jerarquía de la Iglesia es sumamente matizada, y tiene otras distinciones. Inclusive entre los Monseñores había hasta hace poco tiempo cinco categorías, de las cuales la primera, la de los protonotarios apostólicos "ad instar participantium", tiene el privilegio de usar insignias episcopales. Entre los canónigos igualmente están los catedráticos y los honorarios.

La razón probable de la diferencia entre los símbolos de los prelados y de los nobles, debe ser de índole pastoral, (sombrero de pastor en vez de corona, báculo, etc.). De todos modos, es bueno que haya diferencias entre las dos jerarquías.

Súmese a todo esto otros símbolos como el báculo del abad y de la abadesa, que es usado con la vuelta hacia adentro, indicando su autoridad dentro de la abadía, diferente de el del Obispo que la usaba con la vuelta hacia afuera, indicando su autoridad externa. La vuelta en la punta del báculo indica cabeza baja en sumisión al Papa. Este último usaba, antiguamente, un cetro sin ninguna vuelta encima, pues encima de el sólo está Dios.

Son símbolos llenos de belleza, cuya noción el mundo actual perdió completamente.

Ir Arriba

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2004 de la Fundación Argentina del Mañana